Antimonio

Siliciuro de Calcio  Brokermet SL


Densidad 6697 kg/m3 Estado ordinario Sólido

Punto de fusión 903,78 K (631 °C)

Punto de ebullición 1860 K (1587 °C)

Entalpía de vaporización 77,14 kJ/mol

Entalpía de fusión 19,87 kJ/mol

Presión de vapor 2,49 × 10-9 Pa a 6304 K

 

Antimonio Brokermet SL

El antimonio en su uso metálico es un componente menor pero es importante en muchas soldaduras suaves, que son las que funden en temperaturas bajo los 625 grados K. Estas soldaduras pueden contener entre 0,5 y 3% de antimonio.

El antimonio se ha utilizado como un endurecedor para el plomo usado en la munición.

En los Estados Unidos su uso se confina en gran parte a la fabricación de balas y perdigones. La contaminación del agua subterránea, del suelo y de la cadena trófica con el tóxico plomo ha preocupado por muchos años, y las regulaciones ambientales han conducido al reemplazo del plomo al antimonio con una aleación de tungsteno.

 

En su uso no metálico muchos plásticos comunes son susceptibles a la degradación por el calor y la luz ultravioleta (UV) y se deben proteger durante la vida de servicio los productos hechos de ellos por la adición de compuestos conocidos como estabilizadores. El antimonio ha sido utilizado desde los años 1950 como estabilizador de calor eficaces para el PVC, especialmente en las formas rígidas del plástico.

 

El trióxido de antimonio se utiliza como catalizador en la polimerización del PET, que es un plástico usado en las botellas, películas, acondicionamiento de los alimentos, y muchos otros productos. Los compuestos del antimonio, junto con el dióxido de germanio, son los catalizadores preferidos para PET.

Debido a su dureza, fragilidad, y carencia del maleabilidad, el antimonio no tiene ninguna aplicación como metal por sí mismo a excepción de las cantidades pequeñas usadas para los bastidores ornamentales y los dispositivos de semiconductor. Sin embargo, es un componente de menor importancia en muchas aleaciones del plomo y estaño.

La mayoría del antimonio que se utiliza en el estado metálico, como en baterías del LA, la cubierta del cable, y varios otros usos, se utiliza como cierta forma de plomo antimonial, que puede contener hasta 25% de antimonio, pero contiene más comúnmente porcentajes de un solo dígito.

El antimonio es también un componente de varias aleaciones de estaño, tales como metal de bretaña, metal antifricción y soldaduras de estaño-antimonio-plata usada para ensamblar tubos para agua potable.

El antimonio forma un número muy grande de compuestos inorgánicos. Los sulfuros predominan en naturaleza y están disponibles para el comercio como minerales procesados del antimonio. En términos de las cantidades producidas, el compuesto sintético más importante del antimonio en gran medida es el trióxido (Sb2O3), que es utilizado por sí mismo para algunas aplicaciones.

 

 

El antimonio es un elemento químico de los metaloides de número atómico 51. Su nombre y abreviatura Sb, procede de estibio que a su vez viene del latín stibium "Banco de arena gris brillante". Su principal mena es la estibina.

 

Este elemento semimetálico tiene cuatro formas alotrópicas. En su forma estable es un metal blanco azulado. Principalmente se emplea en aleaciones metálicas y algunos de sus compuestos para dar resistencia contra el pego, en pinturas, cerámicas, esmaltes, vulcanización del caucho y fuegos artificiales.

El antimonio en su forma elemental es un sólido cristalino, fundible, quebradizo, blanco plateado que presenta una conductividad eléctrica y térmica baja y se evapora a bajas temperaturas.

 

Este elemento semimetálico se parece a los metales en su aspecto y propiedades físicas, pero se comportan químicamente como un no metal. También puede ser atacado por ácidos oxidantes y halógenos.

Las estimaciones sobre la abundancia de antimonio en la corteza terrestre van desde 0,2 a 0,5 ppm.

El antimonio es calcófilo, presentándose con azufre y con otros elementos como plomo, cobre y plata.

El antimonio tiene una creciente importancia en la industria de semiconductores en la producción de diodos, detectores infrarrojos y dispositivos de efecto Hall.

Usado en aleaciones, este semimetal incrementa mucho la dureza y resistencia a esfuerzos mecánicos de la aleación. También se emplea en distintas aleaciones como peltre, metal antifricción (aleado con estaño), metal inglés (formado por zinc y antimonio), etc.

Algunas aplicaciones más específicas:

  • Baterías y acumuladores12
  • Tipos de imprenta131415
  • Recubrimiento de cables
  • Cojinetes y rodamientos

Compuestos de antimonio en forma de óxidos, sulfuros, antimoniatos y halogenuros de antimonio se emplean en la fabricación de materiales resistentes al fuego, esmaltes, vidrios, pinturas y cerámicas.

El trióxido de antimonio es el más importante y se usa principalmente como retardante de llama. Estas aplicaciones como retardantes de llama comprenden distintos mercados como ropa, juguetes, o cubiertas de asientos.

Otros compuestos usados en cantidades substanciales son el pentóxido (Sb2O5), el trisulfuro (Sb2S3) y el pentasulfuro (Sb2S5). Estos compuestos se utilizan como los retardadores de la llama, en los pigmentos, estabilizadores del calor y de la radiación en los plásticos y de catalizadores.


Atención al Cliente Brokermet SL